La sal atlántica más gourmet, suave y delicada,

realza el sabor natural de los alimentos. Aporta a la dieta menos sodio pero más magnesio, yodo, calcio, y hasta 84 oligoelementos naturales.